Feliz Navidad

Recemos “para que nuestro corazón sea el pesebre que Nuestra Señora elige para Su infante ".
(Santa Teresa de Calcuta)

El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz: sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz.”
(Isaia:9,1)

 « Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor.
Y aquí tenéis una señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un p»esebre (Lc 2,11s.).
Nada prodigioso, nada extraordinario, nada espectacular se les da como señal a los pastores.
Verán solamente un niño envuelto en pañales que, como todos los niños, necesita los cuidados maternos;
un niño que ha nacido en un establo y que no está acostado en una cuna, sino en un pesebre. La señal de Dios es el niño,
su necesidad de ayuda y su pobreza. Sólo con el corazón los pastores podrán ver que en este niño se ha realizado la promesa del profeta Isaías
que hemos escuchado en la primera lectura: « un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Lleva al hombro el principado » 
(Is 9,5).

Tampoco a nosotros se nos ha dado una señal diferente. El ángel de Dios, a través del mensaje del Evangelio,
nos invita también a encaminarnos con el corazón para ver al niño acostado en el pesebre.
(P. BENEDICTO XVI ).

TE DESEO UNA NAVIDAD Y UN AÑO NUEVO LLENO DE GRACIAS

Todos podemos, durante esta Navidad, abrir nuestros corazones a este Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre;
para que podamos ver las realidades de cada día con nuevos ojos y saborear el poder del encanto interior del amor de Dios,
así convertirse, capaz de transformar el dolor en alegría.
la luz de Jesús nos acompañe en nuestro viaje de Año Nuevo y nos dé esperanza.
alegría de ser testigos de su luz en el mundo, en todo lo que hacemos.