♦Oraciones

 

♦Algunas de las oraciones favoritas de la Madre Teresa

 

Letanías

 

 ♦Sagrado Corazón

    ♦La Virgen María

    ♦De Humildad

    ♦De Nombre de Jesús

    ♦De Espirito Santo

    ♦De S. José

    ♦De la Passion de Jesús

♦¿Qué es una Letanía?

 

Letanía

Una letanía es una forma conocida y muy apreciada de petición intensa y utilizada en servicios litúrgicos públicos y en devociones privadas, para necesidades comunes de la Iglesia o en calamidades: implorar la ayuda de Dios o apaciguar su ira  justa. Esta forma de oración encuentra su modelo en el Salmo cxxxv: 'Alabado sea el Señor, porque Él es bueno, porque Su misericordia perduró para siempre. Alabado sea el Dios de los dioses. . . el señor de señores . . ¿Quién sólo hace grandes maravillas? . . ¿Quién hizo los cielos?, Etc., con las palabras finales en cada verso, "porque su misericordia perduró para siempre" ...

... Aparecieron letanías en honor de Dios el Padre, de Dios el Hijo, de Dios el Espíritu Santo, de la Preciosa Sangre, de la Santísima Virgen, de la Inmaculada Concepción, de cada uno de los santos honrados en diferentes países, por las almas en el Purgatorio, etc. En 1601 Baronius escribió que alrededor de ochenta formas estaban en circulación. Para evitar abusos, el Papa Clemente VIII, por decreto de la Inquisición del 6 de septiembre de 1601, prohibió la publicación de las letanías, excepto la de los santos tal como se encontraba  en los libros litúrgicos y la de Loreto. Hoy las Letanía uns aprobadas para la recitación pública son: de Todos los Santos, de Loreto, del Santo Nombre, del Sagrado Corazón, de San José [ y, aprobada en 1960, de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo]. (De la Enciclopedia Católica)

Existen  otras numerosas Letanías, y todas pueden ser utilizadas en privado, pero sólo las seis están aprobadas para la oración pública. Primero unas explicaciones para cada una...

 

 

♦La letanía de los Santos

La Letanía de los Santos, la más antigua de las Letanías, que data del año 595 d. C., se reza, según la liturgia, en la Vigilia de Pascua, durante las ordenaciones, los días de Rogación y también durante los exorcismos solemnes, etc. En privado, se reza en cualquier momento uno desee,

como con otras letanías, pero especialmente se reza después de la puesta del sol en el Día de Todos los Santos en preparación del Día de Todos los Santos y en el Día de Todos los Santos.

Esta letanía primero invoca a Dios en las Tres Personas, luego siguen, en este orden: María; los espíritus benditos; San José y los Patriarcas y Profetas; los apóstoles y evangelistas; todos los discípulos del Señor; los Santos Inocentes y los gloriosos mártires; los santos obispos y confesores (los que sufren por la fe); los santos sacerdotes y los levitas; las vírgenes y las viudas; y todos los santos, hombres y mujeres.

 

 

 

 

 

♦Sagrado Corazón

La letanía del Sagrado Corazón es una letanía "natural"  del mes de junio, dedicado al Corazón de Cristo.

La Letanía del Sagrado Corazón de Jesús está profundamente inspirada por la Biblia y al mismo tiempo refleja más profundamente la experiencia del corazón humano. A  Madre Teresa le encantaba rezar la Letanía del Sagrado Corazón ...

La imagen simbólica del corazón de Cristo ardiendo de amor por nosotros, incluso mientras está atravesado por las espinas de nuestra indiferencia e ingratitud, como en la pintura de arriba, también está asociada con esta devoción.

 

Los fieles católicos de todo el mundo muestran a Jesús su amor en oraciones como la Letanía del Sagrado Corazón. Muchos fieles también lo visitan en el Santísimo Sacramento con esta devoción y reciben la Comunión en la Misa el primer viernes de cada mes en un espíritu de reparación por la hostilidad y la indiferencia que Jesús sufre por los pecadores no arrepentidos.

 

La letanía del Sagrado Corazón es una de las seis letanías aprobadas para uso público por la Iglesia

 

 

 

 

    ♦Nuestra Señora

La letanía de Loreto - Nuestra Señora de Loreto

La letanía mariana más hermosa de Loreto (la "Letanía de la Santísima Virgen María"), cuya forma actual data del siglo XV, se reza (generalmente en privado) en las fiestas marianas y sus vigilias, los sábados, y a menudo se agrega a Rosarios.

Toma su nombre de Loreto, una pequeña ciudad en la costa este del centro de Italia, en la región " delle  Marche", un lugar donde se puede encontrar lo que se conoce como la Santa Casa de Loreto. Esta casa, según la tradición, es la casa donde nació María y en la que el Arcángel Gabriel hizo su Anunciación. Se dice que fue traducida por ángeles de Nazaret a Dalmacia en la actual Yugoslavia después de que los sarracenos volvieran a Tierra Santa, y luego a Loreto en el año 1291. La "huida" de San Gabriel del cielo durante la Anunciación, ha causado La Señora de Loreto para ser vista como la Patrona de los aviadores y de los viajeros aéreos, y Charles Lindbergh, los astronautas del Apolo 9 y Umberto Nobile, que voló sobre el Polo Norte en la década de 1920, tomaron imágenes de Nuestra Señora de Loreto con ellos en sus misiones históricas.

 

El santuario (una basílica ahora está construida alrededor de la casa) se ha asociado con milagros, su veneración está aprobada por el Papa, y alrededor de 50 Papas mismos lo han peregrinado o lo han honrado de palabra, como lo han hecho muchos, muchos Santos. La imagen de la derecha es una versión de la estatua única y estilizada de Nuestra Señora de Loreto que se guarda en el santuario. La estatua - el original fue destruido por el fuego - representa a Nuestra Señora sosteniendo a Jesús y vestida con una dalmática. Sus tonos profundos se deben a que la madera original fue oscurecida por el hollín de las velas y de las lámparas que ardían alrededor de ella en el santuario.

 

   ♦De humildad

La letanía   de la Humildad

por el Cardenal Rafael Merry del Val (1865-1930), Secretario de Estado del Papa San Pío X

 

La letanía de la humildad, para las devociones privadas, es una oración en movimiento que nos puede acercar a Cristo. ¿Te preocupa constantemente lo que otros piensan de ti? ¿Te sientes vacío o frustrado si no eres el centro de atención? La letanía de la humildad pide la ayuda de nuestro Señor al seguir humildemente Sus pasos y desechar, o al menos ofrecerle a Él, todas esas dudas y temores persistentes que vienen con nuestro egocentrismo.

 

Nuestro Señor nos pide en el evangelio de Mateo que aprendamos de Él "porque soy manso y humilde de corazón" (Mateo 11:29), como se lo describe en la primera línea de esta oración a continuación. Preguntamos en esta letanía, compuesta por el Cardenal Rafael Merry de Val (1865-1930), el Secretario de Estado para el Papa San Pío X, que Dios llene nuestros corazones y almas con genuina humildad, una virtud esencial para la santidad. Después de todo, como leemos en la carta de Santiago, "Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes" (Santiago 4: 6).

 

 

♦Santo Nombre de Jesús

Esta letanía del Santísimo Nombre de Jesús trae a la mente las palabras de San Pablo: "todo lo que haces  en palabra o en obra, hazlo todo en el nombre del Señor Jesús" (Col 3:17). Este tributo de súplica a Nuestro Señor  se cree que fue compuesto por dos campeones del siglo XV de devoción al Santo Nombre de Jesús, San Bernardo de Siena y su alumno San Juan de Capistrano. Nos da una buena oportunidad para meditar sobre los atributos de nuestro Señor y Su vida, mientras le pedimos guía y asistencia celestiales.

 

La letanía del Santísimo Nombre de Jesús recibió la aprobación de la Iglesia para uso privado del Papa Sixto V en 1585, y la recitación pública del Papa León XIII en 1886. (Es una de las seis letanías aprobadas para uso público). La Iglesia celebra la fiesta del Santo Nombre de Jesús el 3 de enero.

 

    ♦Espíritu Santo

La antigua Letanía al Espíritu Santo nos da un gran resumen de lo que Èl es y de sus acciones en nuestras vidas. Al hablar con sus apóstoles antes de su crucifixión, Jesús prometió enviar el Espíritu Santo cuando su tiempo en la tierra terminara. "Y rezaré al Padre, y él os dará otro consejero, para que esté con vosotros para siempre ... el Consejero, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os llevará a vosotros un recuerdo de todo lo que  he dicho. "(Juan 14: 16,25)

 

Esta promesa se cumplió en Pentecostés cuando el Espíritu Santo fue derramado sobre los apóstoles. El Espíritu Santo continúa estando presente y activo en el mundo. Sin embargo, no siempre recurrimos al Espíritu Santo tanto como deberíamos. Con frecuencia, tal vez, dirigimos nuestras oraciones al Padre o a Jesús, pero ¿con qué frecuencia invocamos al Espíritu Santo?

 

Una de las razones puede ser nuestra falta de familiaridad con la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Simplemente no sabemos cómo el Espíritu Santo puede influir en nuestras vidas y, por lo tanto, nos volvemos naturalmente hacia las personas de la Trinidad con las que estamos más familiarizados, en lugar de recurrir al Espíritu Santo.

Sin entrar en las profundidades de la teología trinitaria, una forma simple de acercarse al Espíritu Santo es rezar la letanía antigua al Espíritu Santo. Además de dar varios títulos al Espíritu Santo, como "Consolador" o "Santificador", también describe la actividad del Espíritu Santo. El Espíritu Santo puede ser invocado para "inflamarnos con la llama de tu amor" o "ilumínanos con tus inspiraciones celestiales".

 

Durante este mes dedicado al Espíritu Santo, recemos la Letanía al Espíritu Santo y aprendamos más sobre el regalo que Dios nos ha dado en nuestra peregrinación al Cielo.

La letanía no está aprobada para uso público. Sin embargo  podemos orar en privado, solos, con la familia o con un grupo pequeño. Sería especialmente apropiado rezar la letanía en Pentecostés.

 

 

    ♦San José

La letanía de San José, una de las seis aprobadas por la Iglesia para uso público y privado, resume cualidades que lo convirtieron en una parte tan importante de la Sagrada Familia.

 

Aunque no aparece mucho en las Escrituras, este "hombre justo" (como se le llama en Mateo 1:19), un humilde carpintero, sirvió fielmente a nuestro Señor y a la Santísima Virgen María como su "padre adoptivo" y su "guardián casto ", como se lo llama a continuación.

 

Al referirse a San José como un "protector diligente" de Cristo, esta letanía nos recuerda su importante papel al llevar a María y al niño Jesús a Egipto para proteger a nuestro Señor de la muerte del rey Herodes (Mateo 3: 13-16). )

 

La Letanía de San José, al referirse a él como un "patrón de los moribundos" da uno de los  ejemplos numerosos de su patrocinio. Los fieles piden su ayuda por los trabajadores, los compradores de casas (y vendedores) y, por supuesto, por los carpinteros, ¡entre .otros ejemplos!

 

Una vez, Santa Teresa de Ávila sugirió que, aunque tengamos acceso a muchos santos como intercesores para nuestras diversas necesidades, debemos "ir especialmente a José, porque tiene un gran poder con Dios". Al rezar esta letanía de San José, de hecho vamos  al patrón y "protector" de la Iglesia Universal!

 

 

 

 

   ♦Pasión de Jesús

La Letanía a la Pasión de Jesús reúne todos los eventos del día de la muerte de Jesús.

La letanía ha sido una letanía muy popular durante más de cuatrocientos años. Aparece en varias formas en muchos libros de oraciones populares a lo largo de los últimos cuatro siglos. En latín aparece en obras como "Sacrae Litaniae Variae" de Francois DuBois, 1615; el "Paradisus Animae Christianae" de Jacob Merlo Horst, 1644; y el "Coeleste Palmetum" de Wilhelm Nakatenus. En inglés, aparece en libros de oraciones como el "Golden Manual" y muchos libros de oraciones del P. Lasances que aparecieron a principios del siglo XX. Más recientemente ha aparecido en "Kyrie Eleison, Doscientas letanías", de Benjamin Francis Musser, 1945, y "Un libro de oraciones de letanías favoritas (Prayerbook of litanies)", p. Albert Herbert, 1985.

 

La Letanía ha visto varias formas a lo largo de los años con varias adiciones y eliminaciones. En general, las formas más antiguas de la letanía son las más largas, y las formas más modernas tienden a acortarse considerablemente. En una ocasión hubo una indulgencia unida a la Letanía por el Papa Pío VII en 1820.

La letanía se basa ampliamente en las Escrituras y es quizás uno de los resúmenes más completos del sufrimiento, de la muerte y de la resurrección de Jesús que aparece en forma de oración. Solo para uso privado.

 

¿QUÉ ES UNA LETANÍA?

VIRGEN MARÍA

1. EXPLICACIÓN DE LAS LETANÍAS

por el P. Daniel Barrera H.,msp. [1]

 

Una letanía es una plegaria formada por una serie de cortas invocaciones, que los fieles rezan o cantan en honor a Dios, de la Virgen o de los santos. Tiene un origen muy antiguo, pues encontramos vestigios de ellas en los textos de los padres apostólicos del siglo II, al parecer siguiendo la recomendación de San Pablo: “Recomiendo, ante todo, que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por los hombres de toda clase, por los jefes de estado y todos los gobernantes, para que podamos llevar una vida tranquila y de paz, con toda piedad y dignidad” (1 Tim 2, 1-2).

 

Estas fórmulas de invocación tienen un carácter eminentemente popular, por lo que son muy abundantes y de estilos diversos, algunas en verso y otras en prosa. Se usaban en procesiones, en la Vigilia Pascual, en las ordenaciones, en las oraciones por los enfermos y los difuntos. Es hasta el siglo XII donde encontramos unas primeras letanías de la Virgen que recogieron los principales títulos tributados a la Madre de Dios, del modo análogo al que se habían recogido en la antigüedad tantas alabanzas a Cristo.

 

La colección más famosa de estas letanías de la Virgen María es conocida como “lauretana”, por proceder del Santuario de la Virgen de Loreto en Italia. Procede de los siglos XVI y XVII aunque con el tiempo esta letanía fue enriqueciéndose con nuevos títulos que por decreto los papas añadían al texto tradicional que tenía como base de 50 invocaciones.

 

La estructura del texto tradicional es la siguiente: Comienza con las invocaciones tomadas de las letanías de los santos (Santa María, Santa Madre de Dios. Santa Virgen de las Vírgenes /1-3), luego María es considerada como Madre /4-15/, y después se pasa a considerar a la Virgen como virgen /16-21/, se enuncia una serie de títulos simbólicos de origen fundamentalmente bíblico /22-34/ y, finalmente se considera la Gloria de María, ayuda y consuelo de los que estamos en la tierra y Reina de cuantos están en el Cielo /34-50/.

 

Característica de la letanía lauretana es no solo quedarse en los elogios a la Madre de Dios sino encomendarse a su intercesión. Por ello después de cada invocación se añadió el “Ruega por nosotros”, “Intercede por mí” o “Apiádate de mí” o fórmulas semejantes, por las cuales el cristiano que sufre, que está en pecado o se encuentra en trance de muerte, se acerca a María para obtener su gracia mediadora ante el Hijo.

 

EXPLICACIÓN DE LA LETANÍA

 

SANTA MARÍA: La expresión “Santa María” resume la totalidad de la experiencia de aquella a quien todas las generaciones llaman bienaventurada, de aquella en quien el Todopoderoso realizó grandes cosas (cfr. Lc 1, 48). Decir Santa María es reconocer la obra admirable de Dios en esta pequeña mujer inmaculada, pero al mismo tiempo también es admirarnos de su trayectoria terrestre: su fe, su esperanza y su caridad. Proclamar a María “Santa” es alabar a Dios dador recibidos y tomar conciencia del llamado que tenemos todos los cristianos a la santidad (cfr. Mt 5, 48).

 

SANTA MADRE DE DIOS: La Iglesia confiesa que María es verdaderamente “Madre de Dios” (Theotokos) porque en el mismo instante en que fue concebida por obra del Espíritu Santo se convirtió en la Madre, según la carne, de la segunda persona de la Santísima Trinidad. Se trata de un título inefable que mas que ensalzar los méritos de la Virgen María, destaca el acontecimiento central de la vida y misión de Esta mujer sin la cual no hubiera sido posible la fe cristiana.

 

SANTA VIRGEN DE LAS VÍRGENES: Desde los primeros años del cristianismo, María fue llamada “La Virgen” porque de manera única y singular vivió totalmente para Dios en apertura constante a su plan salvífico. Desde entonces la virginidad ya no fue maldición ni soledad sino la señal divina (cfr. Is 7, 14). La prueba que demuestra efectivamente que Cristo es el Hijo de Dios que ha venido para salvar a los hombres.

 

MADRE DE JESUCRISTO: Es una invitación a meditar el misterio de la Encarnación, donde al tiempo que afirmamos la maternidad de María subrayamos la divinidad del hijo que en ella toma carne (cfr. Lc 1, 26-38). El Verbo altísimo asume una naturaleza como la nuestra, María tiene la misión de darle esa humanidad, no sólo en el aspecto carnal, sino sobre todo infundirle un alma que le genere actitudes y sentimientos humanos. Nosotros también somos llamados, en el plano de la Gracia, a ser “madres”, es decir a engendrar a Cristo, Hijo de Dios, entre los hombres que no lo conocen.

 

MADRE DE LA IGLESIA: En el Calvario, la maternidad de María cobra una nueva dimensión, la relativa a los discípulos de Cristo, comprendidos en el discípulo amado que representa a toda la Iglesia (cfr. Jn 19, 25-27). María engendra en el dolor de ese día de muerte a una nueva familia, un nuevo pueblo. Los últimos pontífices han proclamado a María Madre de la Iglesia: Paulo VI al terminar el Concilio Vaticano II y Juan Pablo II aumenta esta nueva invocación a las letanías lauretanas, aunque era ya un sentimiento latente en la Iglesia primitiva que tanto debe a María su Madre, modelo y prototipo.

 

MADRE DE LA DIVINA GRACIA: Dios ha dado a María una misión transcendental para la salvación de la humanidad. El texto de la “Anunciación” (Lc 1, 26-38) es el relato de una vocación, de una elección por parte de Dios para una misión de salvación a favor del pueblo. Las frases “Llena de gracia, el Señor es contigo” indican realmente la complacencia divina en María escogida para una tarea de liberación, y la asistencia necesaria para llevarla a cabo. La Gracia es la vida de Dios en nosotros, la gracia es el Amor de Cristo que se comparte. Llamamos a María Madre de la Divina Gracia, porque al ser Madre de Cristo está llena de este Amor de Dios y su mayor alegría consiste en participar a todos los hombres de esta plenitud de gracias con que Dios la ha colmado.

 

MADRE PURÍSIMA: La maternidad de María respecto de nosotros no es simbólica o puramente moral. Verdaderamente María es nuestra madre porque nos ha dado una vida nueva: la Vida de Cristo. Alabamos y exaltamos la pureza de María en superlativo, porque ésta no procede de ella misma sino de Dios que la hizo una criatura perfecta, sin sombra de pecado. Por eso Ella, por los méritos de Cristo, su Hijo, es capaz de regenerarnos en la virtud para que podamos vivir en armonía completa con Dios y nuestros hermanos.

 

MADRE CASTÍSIMA: La castidad es la virtud por la cual el hombre integra todas sus fuerzas de vida y de amor depositadas en él. Esta integridad asegura que el hombre pueda entregarse totalmente a Dios y servirle con todo su corazón. Llamamos a María “castísima” porque estuvo plenamente dispuesta para el trabajo del Reino, ella es el modelo por excelencia de la mujer consagrada que ama a Dios y a los demás con un corazón indiviso y libre. María nos descubre que la castidad no es virtud pasada de moda sino fuerza para conquistar los ideales.

 

1. Publicado en: Inquietud Nueva, revista católica de evangelización nº 99 (Mayo-Junio 2001).

 

 

 

 

 

 

______________________________

 

 

 

 

 

 

 

Mother Teresa Center

524 West Calle Primera,

Suite #1005N

San Ysidro CA 92173

USA

-------------------------------------------------

mtc@motherteresa.org

www.motherteresacenter.org

 

♦Italiano   ♦English   ♦Español   ♦Français   ♦Português   ♦Deutsch

 

Mother Teresa Center

524 West Calle Primera,

Suite #1005N

San Ysidro CA 92173

USA

-------------------------------------------------

mtc@motherteresa.org

www.motherteresacenter.org

 

♦Italiano   ♦English   ♦Español   ♦Français   ♦Português   ♦Deutsch