La Imagen

La Imagena a la Divina Misericordia

"Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada dese la cruz. "

LA HISTORIA DE LOS CUADROS DE JESÚS MISERICORDIOSO

DOCUMENTACIÓN FOTOGRÁFICA DE LA CONSERVACIÓN DEL CUADRO

LA IMAGEN DE JESÚS MISERICORDIOSO - Vilnius


La Imagen a la Divina Misericordia

El primer elemento de la Devoción a la Divina Misericordia que fue revelado a la Hermana Faustina fue la Imagen, el 22 de Febrero del 1931. Jesús se le aparece con rayos de luz irradiando desde su Corazón y le dice:


"Pinta una imagen según el modelo que vez, y firma: "Jesús, en ti confío". Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y luego en el mundo entero." (Diario 47)

"Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo, ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerta. Yo Mismo la defenderé como Mi gloria." (Diario 48)

"Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente de la Misericordia para recoger gracias. Este recipiente es esta imagen con la firma: Jesús en Ti confío". (Diario 327)

"Los dos rayos significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica las almas. EL rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas…"."Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando Mi Corazón agonizado fue abierto en la cruz por la lanza."

"Estos rayos protegen a las almas de la indignación Mi Padre. Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, por que no le alcanzará la mano justa de Dios." (Diario 299)

"No en la belleza del color, ni en la del pincel, está la grandeza de esta imagen, sino en Mi gracia." (Diario 313)

"A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas, ella ha de recordar a los hombres las exigencias de Mi misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil." Diario (742)


En estos textos se explica la doctrina de la Iglesia en cuanto a imágenes, la justificación y la gracia. Primero, por si sola una imagen es meramente una pintura, no importa cuan hermosa y expresiva. Sin embargo, puede señalarnos los misterios de la fe y disponernos a recibir aquello que representan, en este caso la Divina Misericordia.

Es por tanto el recipiente, no la fuente, un recordatorio, no la realidad. Esta realidad es la fuente misericordiosa de gracias que mana del Corazón traspasado de Cristo en la Cruz, y que mana visiblemente para representar lo visible, es decir lo sacramental, los signos de gracia, el Bautismo y la Eucaristía, representando todos los sacramentos de la Iglesia. Por ende, San Juan en su primera epístola insiste en la presencia de lo invisible con lo visible, el Espíritu con el Agua y la Sangre.

La imagen también nos recuerda que la salvación no es sólo por la fe, pero por obras y caridad también. Hay que tener fe para ver y creer en lo que significa la Imagen, la Divina Misericordia derramándose de Cristo en la Cruz, pero hay que ser misericordioso, el amor que va más allá los estrictos requisitos de la justicia, para atraer la Misericordia hacia sí mismo. " Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden" (Mt 7:2). La imagen del costado traspasado de Jesús derramando sangre y agua nos recuerda que la Cruz, el amor en acción es el precio de la misericordia. " Que, como yo os he amado, así os améis los unos a los otros." (Jn 13:34)

 

 

 

"DESEO QUE EL MUNDO ENTERO CONOZCA MI MISERICORDIA" (Diario 687).


Un fragmento de Santo Sudario de Turín - animación

"Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada dese la cruz" (Diario, 326).



“Ofrezco a los hombres un recipiente con el
que han de venir a la Fuente de la Misericordia para recoger gracias.
Ese recipiente es esta imagen con la firma: Jesús, en Ti confío”
(Diario, 327).

“Por medio de esta imagen estaré concediendo muchas gracias,
por eso, que cada alma tenga acceso a ella”
(Diario 570).



Un fragmento del primer cuadro de Jesús Misericordioso pintado en Vilnius en el 1934.

© La Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso

 

In these texts the Church's doctrine on images, justification and grace are explained. First, by itself an image is merely a painting, no matter how beautiful and expressive. Yet, it can point us the mysteries of the faith and dispose us to grasp and receive what it represents, in this case the Divine Mercy. It is thus a vessel, not the source, a reminder, not the reality. The reality is the merciful fountain of grace flowing from the pierced Heart of Christ on the Cross, and flowing out visibly to represent the visible, that is the sacramental, signs of grace, Baptism and Eucharist, standing for all the sacraments of the Church. Thus, St. John in his first letter insists on the presence of the invisible with the visible, the Spirit with the water and the Blood. 

The image also reminds us that salvation is not just by faith, but by works of charity also. It takes faith to see and believe in what the Image signifies, Divine Mercy poured out from Christ upon the Cross, but it takes mercy, love going beyond the strict requirements of justice, in order to draw down mercy on oneself. "Forgive us our sins as we forgive those who sin against us" (Mt 6:12) and  "the measure with which you measure will be measured out to you" (Mt 7:2) The Image of the pierced side of Christ pouring out blood and water reminds us that the Cross, love in action, is the price of mercy. "As I have loved you so also should you love one another."  (Jn 13:34) 

 

 

LA HISTORIA DE LOS CUADROS DE JESÚS MISERICORDIOSO
de Adolfo Hyla en Cracovia Lagiewniki (Polonia)

En 1943 – a los diez años de pintar el primer cuadro de Jesús Misericordioso y cinco años despúes de la muerte de Santa Faustina en Cracovia – a la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia vino un pintor. El artista: Adolfo Hyla querría pintar un cuadro
y regalarlo a la capilla del convento como un voto de agradecimiento por el salvamento de su familia de los accidentes de la guerra.   

Las hermanas propusieron la pintura del cuadro de Jesús Misericordioso. Le presentaron al artista como un modelo una reproducción del primer cuadro pintado por Kazimirowski con la cooperción de Santa Faustina. Adjuntaron también una descripción del cuadro del Diario de Santa Faustina. Sin embargo el artista hizo el encargo según su propia idea. Porque el tamaño del cuadro regalado no encajaba en el altar de la capilla de las hermanas, la Madre Irene Krzyzanowski encargó otro cuadro. Este cuadro, en 1944, fue consagrado y puesto en la capilla del convento
de Cracovia donde es adorado hasta hoy.
En este cuadro la imagen de Jesús Misericordioso estaba sobre un fondo de un campo y de arbustos que se veía a lo lejos. Por intervención del padre Sopocko en 1954, el fondo del cuadro fue borrado con pintura oscura y debajo de los pies del Señor Jesús se añadió un piso.

El cuadro regalado por Adolfo Hyla como voto de agradecimiento fue expuesto en la iglesia parroquial del Corazón Divino en Wroclaw (Polonia). Esta iglesia tiene relación con la Casa de la Congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia. (véase las notas del Diario de Santa Faustina, p. 643; 644; 657).



Después de la segunda guerra mundial el primer cuadro de Jesús Misericordioso pintado con la cooperación de Santa Faustina por el artista Eugenio Kazimirowski en Vilnius (Lituania), permaneció en el terreno de la Unión Soviética, donde se perseguía cruelmente a los católicos. Miles de fieles por decenas de años escondían la fe en Dios. El cuadro también permanecía oculto. Quizás la divulgación en Polonia de otro cuadro, fue una distracción de atención providencial de la milagrosa Santa Imagen. En aquellos tiempos no había otra posibilidad de salvarla.

Además, muchas conservaciones y repinturas del cuadro tenían una influencia negativa en el cuadro. Una capa de parafina – aunque en gran parte protegió el cuadro de la humedad, causó el cambio de los matices de los colores originales. Estas obras ocultaron los valores artísticos de la pintura para muchos años.

Después de la conservación profunda del cuadro en el 2003, el cuadro recuperó la significación legible de su mensaje. La bella imagen del Misericordioso Salvador que aparece en el espacio oscuro llama la atención de las personas que rezan a luz rayos de misericordia que fluyen
del abierto en la cruz Corazón.

“Vi saliendo de la Hostia estos dos rayos que están en la imagen, que se unieron estrechamente, pero no se confundieron…” (Diario, 344).

“Los dos rayos (la imagen) significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza
el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando
Mi Corazón agonizante fue abierto en la cruz por la lanza”
(Diario, 299).

 

El cuadro pintado en la presencia de Santa Faustina (Eugenio Kazimirowski, Vilnius 1934.)
 

El cuadro pintado después de la muerte de Santa Faustina (Adolfo Hyla, Cracovia 1944.)

El cuadro pintado por Adolfo Hyla indudablemente ayudó mucho en el desarollo del culto de la Misericordia Divina. Lo demuestran los testimonios de gracias recibidas por su intercesión. Sin embargo su popularidad no disminuyó el valor del primer cuadro pintado en Vilnius – exactamente según el modelo trasmitido por el Señor Jesús. Después de mucho esperar el cuadro llegó a ser dignamente expuesto en el altar central del Santuario de la Misericordia Divina en Vilnius, donde, rodeado de la oración de las hermanas y de los peregrinos que vienen a verlo, es venerado públicamente.

"Mi mirada en esta imagen es igual a la mirada dese la cruz" (Diario, 326).

"Hoy he visto la gloria de Dios que fluye de esta imagen. Muchas almas reciben gracias aunque no lo digan abiertamente. Aunque su suerte varía, Dios recibe gloria a través de ella y los esfuerzos de satanás y de la gente mala se estrellan y vuelven a la nada. A pesar de la maldad de satanás, la Divina Misericordia triunfará en el mundo entero y recibirá el culto de todas las almas" (Diario, 1789).




El primer cuadro de Jesús Misericordioso expuesto en el 1987 en la iglesia de Espíritu Santo en Vilnius no llamó atención particular ni de los peregrinos ni de las autoridades eclesiásticas. La falta de las condiciones apropriadas para exponerlo ayudó a siguientes cambios negativos
en su materia. Fue sólo en julio de 2001 cuando con el consentimiento del sacerdote Miroslaw Grabowski párroco de la iglesia de Espíritu Santo, la Congregación de las Hermanas de Jesús Misericordioso pudo rodear de cuidados este cuadro único e inestimable. La Congregación lleva decenas de años haciendo gestiones para propagar el primer cuadro de Jesús Misericordioso, aquel que era formado en la atmósfera de Divino milagro – de la oración y de sufrimiento de Santa Faustina, su presencia y cooperación.


Gracias a su iniciativa y sus gestiones en abril de 2003 el cuadro fue sometido a una restauración profunda lo cual tuvo lugar en la capilla del convento de las hermanas en Vilnius. Se quitó del cuadro todas las repinturas, las manchas creadas por la humedad y pruebas de retirarlas con sustancias, se reparó las deterioraciones. A consecuencia de la restauración ha sido devuelto el primer aspecto del cuadro.


DOCUMENTACIÓN FOTOGRÁFICA DE LA CONSERVACIÓN DEL CUADRO

Antes de la conservación Trás quitar el barniz Tras quitar los repintes
Un fragmento antes
de la conservación
Retirada de los repintes Tras quitar los repintes
Retirada de los repintes Consolidación de la capa pictórica

A pesar de la conservación profunda, el estado de la materia del cuadro, fue muy debilitado. Debe ser expuesto en condiciones apropriadas, de acuerdo con los consejos del restaurador. El cuadro lo conservó Edyta Hankowska – Czerwinska de Wloclawek (Polonia), conservadora de obras de arte, licenciada por la facultad de Bellas Artes por la Universidad de Nicolás Copernicus en Torun (Polonia).

 

LA IMAGEN DE JESÚS MISERICORDIOSO
Vilnius (Lithuania)

(El DIARIO de Santa Faustina) Plock, Polonia "1931, 22 de febrero.
Al anochecer, estando en mi celda, vi al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido. En silencio, atentamente miraba al Señor, mi alma estaba llena del temor, pero también de una gran alegría. Después de un momento, Jesús me dijo:Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma: Jesús, en Ti confío.
(...) Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo,
ya aquí en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo, a la hora de la muerte. (...) Deseo que haya una Fiesta de la Misericordia. Quiero que esta imagen que pintarás con el pincel, sea bendecida con solemnidad el primer domingo después de la Pascua de Resurrección; ese domingo debe ser la Fiesta de la Misericordia. Deseo que los sacerdotes proclamen esta gran misericordia que tengo a las almas pecadoras. Que el pecador no tenga miedo de acercarse a Mí.

(...) Una vez, cansadísima por las múltiples dificultades que tenía por el hecho de que Jesús me hablaba y exigía que fuese pintada la imagen, decidí firmemente, antes de los votos perpetuos, pedir al Padre Andrasz que me dispensara de estas inspiraciones interiores y de la obligación de pintar la imagen.
Al escuchar la confesión, el Padre Andrasz me dio la siguiente respuesta: No la dispenso de nada, hermana y no le está permitido sustraerse a estas inspiraciones interiores, sino que debe decir todo al confesor, eso es necesario, absolutamente necesario, porque
de lo contrario se desviará a pesar de estas grandes gracias del Señor. De momento usted se confiesa conmigo, pero ha de saber que debe tener un confesor permanente,
es decir un director espiritual.

(...) Me afligí muchísimo. Pensaba poder liberarme de todo y había pasado todo lo contrario: una orden clara de seguir las demandas de Jesús. Y otra vez el tormento
de no tener al confesor permanente. (...) Sin embargo la bondad de Jesús no tiene límites, me prometió una ayuda visible en la tierra y la recibí poco después en Vilnius.
En el Padre Sopocko reconocí esa ayuda de Dios. Le había conocido en una visión interior antes de llegar a Vilnius. Un día lo vi en nuestra capilla entre el altar y el confesionario. De repente en mi alma oí una voz:

He aquí  la ayuda visible para ti
en la tierra. Él te ayudará cumplir Mi voluntad en la tierra” (Diario, 47-50).

La cosa encargada a Santa Faustina por el Señor Jesús fue imposible de realizar en términos humanos: la hermana no sabía pintar. Se esforzaba en cumplir la voluntad de Dios, pintaba el cuadro sola, pero sin resultados. Los apremios del Señor Jesús y el recelo de los confesores y superiores eran un gran sufrimiento personal para Santa Faustina. De Plock (Polonia) fue trasladada al convento de arsovia. Allí sigió pensando en el incumplido deseo del Señor Jesús. Dios le hizo sentir qué grande en Sus planes es la misión que le había dado.

De repente vi al  Señor que me dijo: Has de saber que si descuidas la cuestión de pintar esta imagen y de toda la obra de la misericordia, en el día del juicio responderás de un gran número de almas” (Diario, 154).

Po zlozeniu slubów wieczystych siostre Faustyne przeniesiono do Wilna. Tutaj spotyka, obiecana jej wczesniej pomoc - spowiednika i kierownika duchowego ks. Sopocke, który podejmuje próbe realizacji zadan Pana Jezusa.

“Más bien por la curiosidad cómo va a salir el cuadro que por la fe en las visiones pedí al pintor Eugenio Kazimirowski que pintara el cuadro” (Padre Sopocko, Memorias).

El padre Sopocko parcialmente le dio a conocer al pintor la misión de la hermana Faustina y le comprometió a guardar el secreto. Este pintor muy apreciado y muy culto que resultó digno de pintar el cuadro de Jesús Misericordioso, se licenció por la Academia de Bellas Artes en Cracovia, bajo la dirección de Lukaszewicz, Axentowicz y Wyczólkowski. Había estado de beca en Lvov, Munich y París y también en la Academia de San Lucas en Roma. Pintar bajo el dictado significó resignar de su propia visión artística y comunicar muy concienzudamente lo que había relacionado Santa Faustina, que estuvo viniendo al estudio del pintor, por lo menos una vez a la semana, durante medio año para añadir los detalles e indicar los errores. Se esforzó por una reconstrucción del cuadro de Jesús Misericordioso fiel, conforme a la voluntad de Dios; tal, como le había sido revelado en la visión. En la pintura del cuadro participó activamente el padre Michal Sopocko - el donador de la obra, confesor y director espiritual de Santa Faustina, que, a petición del pintor, posó para el cuadro vistiendo una alba. El tiempo de la común pintura se hizo una ocasión para una lectura más profunda del contenido del cuadro. Las cuestiones más controversiales resolvía el Señor Jesús Mismo (Diario 299; 326; 327; 344). Muy significativo fue lo que le dijo a la Santa Faustina
con Señor Jesús en cuanto al cuadro:

“Cuando estaba en el taller de aquel pintor que pintaba esa imagen, vi que no era tan bella como es Jesús. Me afligí mucho por eso, sin embargo lo oculté profundamente en mi corazón. Cuardo salimos del taller del pintor, la Madre Superiora se quedó en la ciudad para solucionar diferentes asuntos, yo volví sola a casa. En seguida fui a la capilla y Iloré muchísimo. Le dije al  Señor: Quién Te pintará tan bello como Tú eres? Como respuesta oí estas palabras: No en la belleza del color, ni en la del pincel, está la grandeza de esta imagen, sino en Mi gracia” (Diario, 313).

De esta conversación emana la sinceridad de la persona a la que le había sido dada una gracia sobrenatural y que en sus viviencias místicas - vió la belleza del Salvador Resuscitado.
El Señor Jesús muchas veces se reveló a Santa Faustina en la forma en la que está en el cuadro (Diario 473; 500; 851; 1046; 1565) y también, en repetidas ocasiones exigió que ese cuadro fuese expuesto para la común adoración. Eso demuestra que el Señor Jesús aceptó la imagen pintada en el cuadro, santificándolo con su viva presencia.

Gracias a los esfuerzos del padre Sopocko, entre el 26-28 de abril de 1935, la imagen del Misericordioso Salvador fue expuesta en la capilla de la Madre de Dios de la Misericordia
en "Ausros Vartu" en Vilnius (Lituania). Por primera vez, estuvo siendo contemplada por una multitud de fieles que estaban orando en las celebraciones del fin del Jubileo de la Salvación del Mundo. Esa celebración coincidió con el primer domingo después de la Pascua, tal como lo había exigido Jesús. Santa Faustina participó en ella, y la homilía sobre la misericordia Divina fue predicada por Sopocko.

Durante tres días la imagen estuvo expuesta en público, y recibió la veneración pública porque había sido colocada en "Ausros Vartu", en un ventanal, en lo alto, por eso se la veía desde muy lejos. Durante esos tres días en "Ausros Vartu" fue celebrada con solemnidad la clausura del Jubileo de la Redención del Mundo, el 19 cetenario de la Pasión del Salvador. Ahora veo que la obra de la Redención está ligada a la obra de la misericordia que reclama el Señor” (Diario, 89).

“Cuando esta imagen fue expuesta, vi un vivo movimiento de la mano de Jesús que trazó una gran señal de la cruz. Por la noche del mismo día (...) vi que la imagen estaba pasando sobre una ciudad y aquella ciudad estaba cubierta de redes y de trampas. Jesús, al pasar cortó todas las redes y por fin trazó una gran señal de la santa cruz y desapareció” (Diario, 416).

“Cuando estaba en “Ausros Vartu” durante las solemnidades en las cuales fue expuesta esta imagen, estuve presente en la homilía que dijo mi confesor (M. Sopocko); la homilía fue sobre la Divina Misericordia, fue la primera de las que exigía el Señor Jesús desde hacía mucho tiempo.Cuando empezó a hablar de esta gran misericordia del Señor, la imagen tomó un aspecto vivo y los rayos penetraron en los corazones de las personas reunidas, pero no en grado igual, unos recibieron más y otros menos. Una gran alegría inundó mi alma viendo la gracia de Dios” (Diario, 417).

La celebraciones de "Ausros Vartu" en Vilnius fueron una revelación pública del poder
de la misericordia Divina, y, para la hermana Faustina, una señal y un cumplimiento
de las gracias anunciadas anteriormente.

La vista actual de la capilla y la galería de la Puerta Aguda
SANTUARIO DE LA MADRE DE DIOS DE LA MISERICORDIA
"Ausros Vartu", Vilnius (Lituania)

En la correspondencia con Sopocko posterior a esos acontecimientos Santa Faustina escribe: “Dios me hizo conocer que estaba satisfecho con lo que ya se había hecho. Sumergiéndome en la oración y en la cercanía de Dios sentí en el alma una paz profunda por la totalidad de esta obra. (...) Y en lo que se refiere a esas imágenes (copias pequeñas), (...) La gente las compra, poquito a poco, y  unas almas han recibido ya una gracia de Dios que ha fluido de esa fuente. Como todo, también y esto va a ir lentamente. Las imágenes no son tan bonitas como el cuadro grande. Las compran esos a los que atrae la gracia de Dios” (fragmento de carta, Cracovia, 21 de febrero 1938).

El 4 de abril de 1937, con el permiso del metropolita de Vilnius, el arzobispo Romuald Jalbrzykowski, la imagen De Jesús Misericordioso, tras la opinión positiva de peritos, fue bendecida y llevada a la iglesia de San Miguel en Vilnius, dónde empezaron a rodearlo de veneración cada vez más grande. Una comisión de expertos convocada en 1941 al ruego del etropolita de Vilnius, padre Romuald Jalbrzykowski afirmó que “El cuadro constituye una obra de arte y un ejemplo de arte contemporráneo religioso de valor.” (Protocolo de la comisión de la estimación y la conservación del cuadro de Jesús Misericordioso en la iglesia de San Miguel de Vilnius de 27 de mayo de de 1941 firmado por péritos: profesor de la la historia de arte dr. M. Morelowski, profesor de dogmática padre dr. L. Puchala y conservador padre dr. P. Sledziewski).

A causa de las operaciones militares (1939- 1945) el cuadro se encontró en el territorio de la Unión Soviética y por unas decenas de años estuvo inaccesible para los peregrinos. A pesar de muchos peligros (durante muchos años estuvo escondido en un desván, enrollado, guardado en la humedad y en el frío; muchas veces inhábilmente restaurado). Dios mediante, milagrosamente, perduró la época de comunismo.En los años siguientes el cuadro estuvo en: la iglesia de San Miguel en Vilnius (1937-1948),
en la iglesia de Nowa Ruda en Bielorussia (1949-1986), en la iglesia del Espíritu Santo en Vilnius (1987-2005). Desde el 2005 es adorado en el Santuario de la Misericordia Divina en Vilnius.

En su peregrinación a Lituania, el 5 de septiembre de 1993, delante de la imagen de Jesús Misericordioso de Vilnius, estuvo rezando el Papa Juan Pablo II. En su discurso para los fieles  llamó ese cuadro:

“IMAGEN SANTA”

En la historia de visiones sólo se conoce un caso cuando el Señor Jesús deseó que se pintara un cuadro con Su imagen y presentó su representación plástica. Tras la pintura del cuadro el Señor muchas veces reveló a Santa Faustina su viva presencia en la figura que había sido pintada en el cuadro. Además, habiéndo prometido muchas gracias especiales a los que le den culto a la imagen, le dió un valor religioso extraordinario.  

"Por medio de esta imagen estaré concediendo muchas gracias,
por eso, que cada alma tenga acceso a ella" (Diario 570).

El cuadro en el Santuario de la Misericordia Divina en Vilnius.  

“Ofrezco a los hombres un recipiente con el
que han de venir a la Fuente de la Misericordia para recoger gracias.
Ese recipiente es esta imagen con la firma: Jesús, en Ti confío” (Diario, 327).

“Los dos rayos (la imagen) significan la Sangre y el Agua. El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas. Ambos rayos brotaron de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando Mi Corazón agonizante fue abierto en la cruz por la lanza (...) Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos, porque no le alacanzará la justa mano de Dios” (Diario, 299).

“Vi dos pilares muy grandes clavados en la tierra, uno lo había plantado yo y el otro, cierta persona, S M. (Sopocko Michal) (...). Estos dos pilares estaban muy cerca uno del otro, a distancia de esta imagen y he visto esta imagen colgada en estos dos pilares, muy alto. En un solo instante surgió un gran templo de estos dos pílares, tanto la parte interior como la exterior. Percibí una mano que daba el último toque al templo, pero no vi a la persona. Una gran multitud de personas estaba fuera y dentro del templo y los torrentes que salían del piadosísimo Corazón de Jesús se derramaban sobre todos” (Diario, 1689).

 



"DESEO QUE EL MUNDO ENTERO CONOZCA MI MISERICORDIA" (Diario 687).


Un fragmento de Santo Sudario de Turín - animación

De lo que dijo el padre Sopocko (lo cual se registró en una cinta magnetofónica) resulta que el dejó a la hermana Faustina una libertad total en la cooperación con el pintor. Al mismo tiempo en estas declaraciones y en sus escritos confirma personalmente que el cuadro había sido pintado exactamente según las indicaciones de la Santa. El hecho de que la imagen del cuadro es exactamente del mismo tamaño que la figura del Sudario de Turín demuestra el cuidado extraordinario en transmitir la grabada en la memoria Santa Imagen del SalvadorTHE SHROUD OF TURIN

 

 

Beginning
Santa Faustina Kowalska. ..... . Antecedentes . . . .. . La Imagen a la Divina Misericordia ................................... . . .. ................................. La Fiesta del la Divina Misericordia . ......................Novena a la Divina Misericordia . . .. . . La Coronilla de la Divina Misericordia . . ........... Indulgencias .............................................................. . The Promisses of Jesus. . . .. . . . La Hora de la Misericordia . . ............................... Los Últimos Tiempos . . ......... Audio&Video . . . . . . . . . .............. . . ... Leggi il Diario on-line (In Italien only)