Sr.M. Prema M.C. to the Co-Workers, Sick and Suffering Co-Workers, L.M.C.S and Volunteers: 2013 November 2013 May 2012 November, 2012 May, 2011 November, April 2010.

 

Contact Informations of the Missionaries a round the world
The Missionaries of Charity
Active Sisters
Contemplative Sisters
Missionaries of Charity Brothers
Missionaries of Charity Contemplative Brothers
Missionaries of Charity Fathers
International Movement of Co-Workers
Lay Missionaries of Charity (LMC)
Corpus Christi Movement for Priests

Volunteers

 

Sr.M. Prema M.C. Message for the Centenary celebrations of Blessed Teresa of Calcutta Birth August 2010

 

Mother Teresa left no future plans for her order, recalls Sr. Mary Prema

 

Sister Mary Prema and newly-elected MC council members, March 2009
Mother Teresa's Quotes

 

 
Sister Mary Prema and newly-elected MC council members, March 2009

 

Holy Father Benedict XVI's. Message for the Centenary celebrations of Blessed Teresa of Calcutta Birth 2010

 

 

Centenary of Mother Teresa's Birth 26th August 2010-26th August 2011

 

Mother Teresa on the gift of life

 

Blessed Teresa of Calcutta a Model of Divine Mercy

 

Mother Teresa and the Sacred Heart

 

Mother Teresa & St. Paul

 

Pray the Holy Rosary with Mother Teresa: 1.The 5 Joyful Mysteries, 2.The 5 Luminous Mysteries, 3. The 5 Sorrowful Mysteries, 4. The 5 Glorious Mysteries

 

Mother Teresa Video clips

 

Through the Advent and Christmas with Mother Teresa

 

 

 

English, Italiano, Français, Espanolo,

+

LDM

8 de diciembre de 2014
Casa Madre Calcuta

 

“Bienaventurados sean los pacíficos, ellos serán llamados hijos de Dios” Mt. 5,9

Mis queridos Colaboradores, Activos, Enfermos y Sufrientes, Laicos MCs y Voluntarios.-

El 9 de noviembre está marcado por la caída del Muro de Berlín hace 25 años. El Santo Padre Francisco dijo: “Necesitamos puentes, no muros. Donde hay un muro, hay un corazón cerrado”

En Navidad nos alegramos por la Encarnación de Jesús, el Hijo de Dios, que unifica Dios y hombre en Su Persona. Él es el puente que elimina el vacío que nos separa de Dios. Él abolió el muro de división al asumir nuestra naturaleza humana. Él hace posible que podamos compartir Su Divinidad a través de los Sacramentos.

En Navidad contemplamos el Amor en el Niño Jesús débil y humilde, que atrae hacia Él a todos los hombres. El Amor abre los corazones cerrados y derriba los muros de la división. Las Misioneras de la Caridad, una familia religiosa internacional, junto con todos vosotros, somos testigos del indivisible amor de la Trinidad.

La personalidad de nuestra Madre, su bondad, su compasión y su sabiduría infusa de Dios produjo paz y
reconciliación a individuos, familias y grupos conflictivos. Durante los tumultos provocados en Calcuta en 1963
por el “Hindú-Muslim”, ella fue diariamente en un camión del ejercito a recoger los cuerpos y cadáveres de los
Muslim heridos y fallecidos para llevarlos desde Kalighat a sus lugares de enterramiento. El 2 de enero de 1991
ella escribió una carta dirigida a los Presidentes Bush y Saddam Hussein suplicándoles que escogiesen el
camino de la paz. Nuestra Madre nunca juzgaba, ni criticaba, siempre amaba y ponía el amor en acción. Fue una
auténtica señal de unidad. En nuestro mundo de hoy todos nosotros tenemos que ser grandes puentes de paz y
amor.

"Las disputas con palabras producen envidia, insultos, malas sospechas malignas y conflictos sin fin…”
(Timoteo 6: 4-5) En estas Navidades reflexionemos, igual que María, la Palabra de Dios en nuestros corazones y
fijémonos en el manso y humilde Jesús.

Doy gracias a Dios por dar a nuestras hermanas la oportunidad de permanecer con nuestros pobres durante el bombardeo en Oriente Medio y Libia, así como durante la epidemia de Ébola en África. Para la gloria de Dios,
que las oraciones y sufrimientos de los pobres obtengan paz para la tierra y para la gente de buena voluntad.
Los siguientes párrafos son unos fragmentos de las cartas de nuestras hermanas en Oriente Medio.

Amman, Jordania: ¡Somos una privilegiadas por poder vivir en este "Santo Lugar", y en este tiempo de
gracia! Estamos contentas por compartir todo con nuestros pobres que llevan años en este lugar de guerra,
persecución, martirio y tensión. Queremos deciros que no os preocupéis por nosotras, porque queremos vivir y
morir por Jesús, con Jesús y como Jesús. Estamos seguras de que Él nos da fuerza y muchas gracias en estos
Santos Lugares, donde santos y mártires dieron su vida por Cristo, y sobre todo Nuestra Madre Celestial.
Pedimos a JESÚS cada día que nos de la fe y fuerzas para morir a nuestro ser para ser la mies para El para que
así pueda continuar por medio de nosotras dando vida a los hombres.

Gaza, Palestina: Una noche a las 10 p.m. nos dijeron que en 10 minutos las bombas estallarían en nuestra
zona. Rápidamente cogimos a nuestros niños y los llevamos al recinto de la Iglesia, donde estuvimos cerca de
dos horas; y después volvimos a nuestra residencia, ya que oímos que los aviones solo bombardearían las áreas
alrededor de nuestra Casa. Otra vez los militares nos llamaron a media noche ordenándonos que evacuásemos la
Casa. Dos de nuestra Hermanas fueron a ver al sacerdote y las otras permanecieron rezando. El sacerdote
contactó con el Patriarca, que le dijo: "permanecer donde estáis, pero estar en el trastero de vuestra Casa". Nos
llevamos a los 28 niños deficientes a la planta más baja donde permanecimos durante 3 semanas que fueron
las de mayor intensidad de la guerra. Los militares nos llamaron 5 veces para que evacuásemos, pero no lo
hicimos. Cada vez que caía una bomba, los niños epilépticos tenían un ataque. Teníamos Misa diaria a las 6 p.m.
Íbamos por dentro de cuatro túneles que había debajo de nuestra Casa. Las luces satélite (focos anti-aéreos)
estuvieron encendidos por encima nuestra 3 días, lo que contribuyó a que no se pudiera conocer dónde
estábamos. Cogíamos provisiones durante las treguas. Trajimos con nosotras a nuestras señoras mayores de
Nirmal Hriday (Casa para los enfermos) que estaban en la otra parte de la calle. Permanecimos sin sufrir daños
por las bombas. Al final del mes, durante 3 días de tregua, el sacerdote nos llevó a ver Gaza. ¡Todo a nuestro
alrededor estaba destruido! ¡Nuestra Señora nos salvaguardó, así como a nuestra Casa! ¡Fue realmente un
milagro!

Aleppo, Siria: El 3 de enero de 2013,

eció. Con la ayuda de los Padres del Verbo Encarnado nos trasladamos y trasladamos a nuestros
pacientes. Nuestra Casa estaba llena de piedras, barro, asfalto y vidrio por todas partes. Tardamos casi 4 días
para limpiar la casa y recomponerla. Estábamos asustadas al principio, pero las oraciones de todas las Hermanas
nos apoyaron, para que pudiéramos seguir haciendo Su Obra en medio del temor, poniendo toda nuestra
confianza en Él. Ninguna de las Hermanas pidió cambiarse. En vez de eso, cada una apoyó a las otras Nos
quedamos encantadas de tener menos de todo. Entre 2012 - 2014, no pudimos viajar, ni incluso para el Retiro
anual, debido a los secuestros. ¡Damos gracias a la Virgen por ser siempre una Madre amorosa para nosotras!

Las Hermanas en el Líbano escribieron: Cuando los disturbios estallaron en Arsal, el pueblo más cercano
a Siria, los Obispos Católicos pidieron 3 Misas diarias a cada sacerdote y 3 días de ayuno en todo el país, así
como la Adoración en muchas Iglesias y Santuarios durante el día y la noche; se rezaron cadenas de rosarios y a
cada familia se le pidió que la colocasen en la terraza o una ventana una vela encendida. El martes por la noche,
el alto el fuego estaba cercano y el miércoles regresaron todos los rehenes y los militares se retiraron a Siria. El
jueves se proclamó un día de Acción de Gracias. ¡El “Te Deum” se entonó en todas las Misas; Adoraciones y
cadenas de Rosarios se ofrecieron en Acción de Gracias por la intervención de la Virgen! En Arsal se difundió
un milagro: Un joven que tomó una foto de una casa que fue bombardeada y de la que salía humo. Uno de sus
amigos señaló que en el humo se percibía una figura de Nuestra Señora al igual que la de Nuestra Señora del
Líbano en la colina de Harissa. ¡Al día siguiente, se anunció un tratado de paz!  

Que la Palabra de Dios nos llene de generosidad y energía de pagar el precio de tomarnos las molestias de
construir el puente de la paz y de la unidad en nuestra propia familia y con las personas del lugar donde vivimos.
La alegría de nuestra querida Madre será plena cuando os vea a todos con un corazón lleno de amor alrededor de
la Cuna en esta Navidad, en sus familias y con sus vecinos.

Rezo por todos vosotros para que Jesús pueda encontrar un hogar cálido en vuestros corazones y en
vuestras familias. Que el Año Nuevo 2015, esté lleno del Amor, la Paz y la Alegría de Dios. Por favor oren por
mí.

¡Dios les bendiga!

Sr. M. Prema, MC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mother Teresa Center
524 West Calle Primera,
Suite #1005N
San Ysidro, CA 92173