< Mother Teresa

ACERCA DE ORACIONES PUBLICACIONES BIBLIOTECA MULTIMEDIA CONTACTOS ARCHIVO

 

Canonización de la Beata Teresa de Calcuta 

Tema

Programa

Boletos de Entrada

Preparación Espiritual

Oración

Otra información útil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMA DE LA CANONIZACIÓN

PORTADORA DEL AMOR TIERNO Y MISERICORIDOSO DE DIOS

 

La canonización de la Madre Teresa nos invita a mirarla como a una heroína cristiana, un modelo sobresaliente de la vida cristiana. Pero como nos dice el documento de Lumen Gentium del Concilio Vaticano II: “Veneramos la memoria de los santos del cielo por su ejemplaridad, pero más aún con el fin de que la unión de toda la Iglesia en el Espíritu se vigorice por el ejercicio de la caridad fraterna (cf. Ef 4, 1-6). Porque, así como la comunión cristiana entre los viadores nos acerca más a Cristo, así el consorcio con los santos nos une a Cristo, de quien, como de Fuente y Cabeza, dimana toda la gracia y la vida del mismo Pueblo de Dios.” (LG 50)

El deseo del Santo Padre es tener la canonización de la Madre Teresa durante este Jubileo Extraordinario de la Misericordia, en particular durante la celebración del Jubileo de los trabajadores y voluntarios de la misericordia. Todo el Pontificado del Papa Francisco, está marcado por la atención y el amor por los últimos, los más insignificantes y los extraviados, por los marginados, los que están en la periferia de la existencia humana -los más pobres de los pobres. Qué apropiado entonces, tener a la Madre Teresa para ser, incluso pudiéramos decir, ¡la santa de este Jubileo!

Con el deseo de colocar a Madre Teresa, con su ejemplo y su mensaje, directa y claramente en el contexto del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, el tema: “Portadora del amor tierno y misericordioso de Dios” ha sido elegido.

 

En el momento de la inspiración (1946), Jesús le dijo a la Madre Teresa el nombre de la Comunidad religiosa que le pedía comenzar: Misioneras de la Caridad. Madre Teresa lo “tradujo” en “Portadoras del amor de Dios”. En esto, seguía las indicaciones de Jesús. Él la había invitado: “Tú ven -ve hacia ellos [los pobres]- llévame contigo hasta ellos”. Por lo tanto, ella exhortaba a su familia Religiosa a ser fieles a la misión que les fue confiada: “Llévenlo a Él y a Su luz, a las casas de los pobres especialmente a las almas más necesitadas. Difundan la caridad de su Corazón donde quiera que vayan”.

 

El servicio que las Misioneras de la Caridad rinden a los más pobres de los pobres está en realidad compuesto de lo que tradicionalmente se conocen como "Las obras de misericordia." El Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña que “Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales (cf. Is 58, 6-7; Hb 13, 3). Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia. Las obras de misericordia corporales consisten especialmente en dar de comer al hambriento, dar techo a quien no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y a los presos, enterrar a los muertos (cf Mt 25,31-46). Entre estas obras, la limosna hecha a los pobres (cf Tb 4, 5-11; Si 17, 22) es uno de los principales testimonios de la caridad fraterna; es también una práctica de justicia que agrada a Dios” (CCC 2447).

 

 

A medida que nos acercamos a la canonización de la Madre Teresa, su ejemplo y su mensaje de la ternura y el amor misericordioso de Dios, nos puede alentar a que pongamos “nuestro amor en viva acción” como ella lo hizo, para hacer "cosas ordinarias con extraordinario amor." Puede ser que no seamos llamados a hacer exactamente lo que hizo la Madre Teresa, pero podemos hacer lo que Dios nos confía de forma única a cada uno de nosotros. Madre Teresa entendió esto muy bien: "Como digo a menudo a las personas que me dicen que les gustaría servir a los pobres como yo, "Lo que yo puedo hacer, tú no puedes hacerlo, lo que tú puedes hacer, yo no puedo hacerlo. Pero juntos podemos hacer algo hermoso para Dios".

 

Siendo que la Iglesia desea presentar a la Madre Teresa como un icono de la misericordia del Padre en este Jubileo Extraordinario de la Misericordia, es nuestra esperanza que sus palabras y ejemplo nos impulsen a todos nosotros, a ser generosos servidores y a reflejar el "rostro" de la misericordia de Dios a todos los que nos rodean, comenzando por nuestras propias familias. Así como el rostro de Madre Teresa irradiaba el amor tierno y misericordioso de Dios, que así también podamos ser cada vez más, un reflejo de su tierna misericordia a través de nuestras obras de amor.

P. Brian Kolodiejchuk, M.C.

Postulator

25 March 2016

 

 

 

 

 

 

 


  Testo © Madre Teresa Centro delle Missionarie della Carità

  

 

 


www.motherteresacenter.org

Mother Teresa Center 524 West Calle Primera, Suite #1005N San Ysidro CA 92173 USA