<<<Tercera semana de adviento- Alegría>>>

Tercera Semana de Adviento Meditaciones con imágenes >>>

 

En este tercer domingo de Adviento la liturgia nos invita a la alegría del espíritu. Lo hace con la célebre antífona que recoge una exhortación
del apóstol san Pablo: "Gaudete in Domino", "Alegraos siempreen el Señor (...). El Señor está cerca" (cf. Flp 4, 4-5).
También la primera lectura bíblica de la misa es una invitación a la alegría. (P. Benedicto XVI)

El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene
la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarión. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios.
Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón: "Sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios,
que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará." Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo
se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Volverán los rescatados del Señor, vendrán a Sion con cánticos:
en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán. (Isaías 35,1-6a.10)

¿Leímos en el Evangelio que la gente preguntaba a Jesús “Quién eres tú?" ¿Hoy todavía siguen haciendo la misma pregunta,
“Quién eres tú?" Los discípulos de Juan también fueron a preguntar a Jesús, "Eres tú el ¿Mesías o tenemos que esperar a otro?"
La Biblia nos dice que Jesús les contestó diciendo: "Vayan a anunciar a Juan; los ciegos ven, y los inválidos andan, los leprosos
quedan limpios, y los sordos oyen;los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio." La gente siguió preguntando,
Quién eres tú?" pero Jesús no les contestó directamente. El anunció la Buena Nueva y la gente conoció a Dios.
¡Ellos vieron el amor de Dios vivo! (Santa Teresa de Calcuta)

"La gente tiene hambre de Dios y los jóvenes quieren ver el amor de Dios en acción." Es una maravillosa oportunidad para nosotros y
para todos el poder satisfacer esta hambre. Hacer esto no por medio de palabras, pero por lo que somos para ellos: -
que ellos puedan ver el amor de Dios en nosotros; -que nos convirtamos en la luz del amor de Dios para ellos…Que seamos
esa flama ardiente del amor de Dios. (Santa Teresa de Calcuta)

La alegría que la liturgia suscita en el corazón de los cristianos no está reservada sólo a nosotros: es un anuncio profético
destinado a toda la humanidad y de modo particular a los más pobres, en este casoa los más pobres en alegría…
La invitación a la alegría no es un mensaje alienante, ni un estéril paliativo,sino más bien una profecía de salvación,
una llamada a un rescate que parte de la renovación interior. Para transformar el mundo Dios eligió a una humilde joven
de una aldea de Galilea, María de Nazaret, y le dirigió este saludo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo".
En esas palabras está el secreto de la auténtica Navidad. Dios las repite a la Iglesia, a cada uno de nosotros: "Alegraos,
el Señor está cerca". (P. Benedicto XVI)

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos que mueren por todo el mundo en pobreza y hambre. Dales,
a través de nuestras manos, el pan de cada día, y por nuestro amor comprensivo, dales paz y alegría. Amén

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player